“Hay algunas empresas que vienen a Chile a sacar leche barata”

Publicado: 24 mayo, 2010 en Sin categoría

Rodrigo François Hernández tiene 36 años y un par de particularidades. Es presidente de Aproleche Araucanía desde mayo de 2009. Es apasionado por lo que hace. Y hoy está dedicado casi 100% a la actividad dirigencial, tanto en el gremio que representa, en Fedeleche -donde es director- y en el Consorcio Lechero -es profesional asesor-.

Pero además es el mejor ejemplo de “lo complicado que es trabajar en el sector lechero en las actuales condiciones”, dice.

Después de dos sequías seguidas (2007 y 2008) tomó una drástica decisión hace algunos meses. Optó por cerrar la lechería que tenía en su campo familiar de Victoria. “Viví en carne propia las vicisitudes que afectan permanentemente al sector”, reconoce.

Tras anunciar esto a la asamblea de Aproleche Araucanía, la directivas y los socios lo respaldaron. Seguiría siendo el presidente, pero ahora con una orientación más ejecutiva. Haciendo cosas y trabajando concretamente por la leche y los productores. Ya no tenía más que perder.

François es técnico agropecuario de la Universidad Católica y tiene un diplomado en administración de empresas. A mediados de los 90 se dedicó al campo y la lechería de su padre. Un campo donde además cultivaban trigo.

“Nunca tuvimos una lechería muy grande. Eran unas 80 vacas. Hoy el campo está arrendado”, acota.

Sus comienzos en el “gremialismo” agrícola se remontan a las reuniones de Aproleche, en 2002, donde habitualmente asistía como uno más. Así fue hasta que un día se preguntó qué haría para cambiar la alicaída situación del rubro. En la elección del directorio del gremio se ofreció y fue elegido como director. Luego se reeligió y entonces -en 2009- fue escogido presidente de los lecheros de La Araucanía.

Claro, en la sangre de François corre sangre política. Aunque aclara que en la actividad agrícola no mezcla las cosas. Es primo directo -por el lado materno- de todos los Saffirio; y su padre es concejal de Victoria.

Allí, re conoce, quizás está ese afán de decir las cosas por su nombre y que en muchas instancias ha sacado ronchas.

En los últimos meses ha planteado que las industrias lácteas realizan “maniobras” y que enturbian el proceso de comercialización de leche; que el precio del litro de leche debe pagarse hoy a 200 pesos; o que Soprole intenta aumentar sus utilidades a costa de los productores.

-Si uno revisa la realidad del sector lechero, observa que hay ciclos que se repiten y los reclamos aparecen una y otra vez. ¿Por dónde pasa la solución del rubro?

-Hay un tema de voluntad y uno normativo. De todo un poco. Como país no hemos sido capaces de decidir una estrategia nacional. Hay algunas empresas que vienen a Chile a sacar leche barata.

-Pero a comienzos de milenio se firmó el acuerdo de Punta de Tralca donde se sentaron las bases de la actividad en el mediano plazo. ¿No sirvió de nada?

-Yo no participé de Punta de Tralca. Pero nada de eso veo que ha llegado a buen puerto. Como dijo el ministro (José Antonio Galilea) hay que transparentar el mercado. Porque él nunca habló de inmiscuirse en los precios.

-¿Dónde está el problema en la comercialización?

-En Chile el 80% de la leche que se produce se consume en el mercado interno. Y el 20% restante se exporta, más o menos, con oscilaciones. Y por ese 20% los precios que nos rigen son del mercado internacional. Está bien. Si la regla económica es así, okey. Pero juguemos c0n esas reglas. Si cuando la leche en el exterior cuesta 2.000 dólares (por tonelada) nos pagan 130 pesos, no es justo que cuando sube, como ahora, y llega a 4.000 dólares, nos suban 15 pesos. Esa dicotomía es la que complica al productor. Y ahí es donde nosotros decimos que hay algo que no cuadra. Esa es la pelea de fondo.

-¿Y qué crees que hay detrás de esto?

-Está el tema de la eficiencia de las industrias. A nosotros nos tratan de ineficientes porque no podemos producir con menores costos. Lo mismo podría decirle a las empresas. Cómo no son posibles de tomar los precios internacionales. Ese es uno de los argumentos que usan, que no han podido vender a los 4.000 dólares. Pero ese no es problema nuestro. Entonces no nos traspasen la ineficiencia a nosotros.

-En esas constantes disputas y desencuentros ¿se han ido quedando algunos productores abajo?

-Claro. El caso mío es evidente. Y aún más. En el periodo enero-diciembre de 2009 se fueron actores pequeños , al menos 40 ó 45. Todos chicos. Los productores grandes siguieron igual, pero los pequeños fueron los que bajaron su producción.

-Ese es un tema que les preocupa

-Y allí hay otra arista, en cuanto a Indap. Porque este organismo subsidia a los chicos y la banca apoya a los grandes. Pero los que estamos en el medio, la clase media agrícola, no tiene a quién recurrir.

-¿Qué rol juega la concentración en el problema de los lecheros?

-Hoy hay dos industrias que concentran la mayor parte de la leche. Entonces, las reglas del juego no son como uno quisiera.

-Y cómo valoran la actitud del ministro que habló seriamete de las asimetrías del mercado.

-Por fin alguien dijo lo que todos queríamos decir. Y eso tenemos que capitalizarlo con cosas concretas. Además, hay que recordar que nunca tuvimos el apoyo del gobierno. No había voluntad. Hoy sí está la voluntad y apoyamos al ministro. Él sabe de qué se trata todo esto.

-Cómo ves las alternativas que se buscan hoy, con la mesa de trabajo para abordar la transparencia.

-Hay una mesa de transaprencia hace tiempo con la industria. Espero que salgan buenos resultados. Pero no tengo muchas expectativas. Está ahí y hay que aprovecharla.

-¿Y las alzas de precios anunciadas en las últimas semanas?

-Insuficientes. El precio de leche debería estar bordeando los 200 pesos. Los precios internacionales dan para eso. Lo hemos dicho en varias oportunidades. De esa postura no nos movemos.

en el barrio

En los últimos meses, François no sólo ha estado pendiente de la realidad local. Además, ha viajado a dos importantes eventos internacionales. El congreso de la Federación Panamericana de la Leche en Brasil y la Mercoláctea, en Argentina. Representando a Fedeleche en el primero y al Consorcio Lechero en la segunda.

Y su visión de la realidad local y regional, pese a todo, es optimista, en base a lo que se ha expuesto en ambas instancias internacionales.

El dirigente recuerda que en Belo Horizonte se enfatizó que Latinoamérica es una de las regiones del mundo con mayor potencial de crecimiento lácteo, en base a una demanda creciente en grandes mercados como China.

Y en Córdoba, conoció de cerca las innovaciones tecnológicas que aportan a que el sector primario pueda revalorizarse.

-¿Cómo se ven los lecheros chilenos comparativamente con sus vecinos?

-Productivamente somos muy superiores. Por unidades somos mejores. Pero en los costos nos superan. El 70% de los costos están en alimentación, fertilizantes y mano de obra. En Argentina el costo es muy bajo y atomizado. Entonces en eso es complicado competir.

-¿Qué te llamó la atención de lo apreciado en la Mercoláctea?

-La producción de queso especializada. Acá nosotros producimos queso gauda, chanco y no mucho más. Conversamos con un productor dueño de una pequeña empresa que producía diez variedades de queso.

-¿Crees que la especialización sería una buena forma de competir para Chile?

-Esto que voy a decir no todos lo comparten. Lo que yo creo es que deberíamos darle mayor valor agregado. Hoy hay mucho interés por los alimentos funcionales, quesos gourmet, etcétera. Pero eso es una decisión país. ¿Nos dedicamos sólo a producir leche para exportar commodities? Es una opción, pero está la otra. Probablemente nos puede ir mejor.

-¿Vender commodities es un error a tu juicio?

-No, no he dicho eso. Lo que yo digo es que analicemos todas las alternativas. Sentémonos a la mesa. Eso es algo que se está haciendo. En eso está el Consorcio Lechero, viendo el tema de la estrategia. Lo que yo digo es vendamos commodities, pero no pongamos todos los huevos en la misma canasta.

-¿Cuál crees que es la decisión clave, la que no se puede dejar de tomar, para que la cadena avance hacia un desarrollo armónico?

-Creo que lo principal es hacernos la pregunta ¿para qué producimos leche? Hacernos un autoanálisis. ¿Por un tema de empleo, de estrategia nacional, de salud? Esta pregunta puede ser un buen punto de partida. Todo se resume en definir la estrategia de producción del país. Hay una empresa que apostó todas sus fichas a producir leche en primavera. Está bien, es una opción. Pero no puede llegar después y decir que tiene que bajar el precio porque hay una sobreoferta de leche en esa época. Eso genera desconfianza. Y esa confianza es difícil de recuperar, porque es mucha plata. Si mantener una lechería es muy caro. Y no puede ser que al final, a los que estrujan es a los productores. Y pasa en todos los rubros. En el trigo por ejemplo, cuánto le pagan ¿100 pesos? Y cuando le compran, porque todavía tengo amigos productores de la zona que tienen guardada cosecha del año pasado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s