La ventajosa idea de hacer producir el campo con viento

Publicado: 24 mayo, 2010 en Sin categoría

Américo Vergara Coronado, agricultor riobuenino, y Alfredo Delanoe, un colega suyo de Lanco tienen algo en común. Usan el aire y el viento para hacer producir sus campos.

No son los únicos. Se trata de una tendencia que cada vez gana más adeptos, sobre todo para abaratar costos y aprovechar los recursos naturales ya existentes de manera abundante: el agua y el viento.

Vergara está feliz, con lo que le ha pasado en los últimos meses en materia energética. “Antes gastaba 90, 100 mil pesos en energía eléctrica, pero ahora el consumo ha bajado a 30 mil pesos, sin duda muy ventajoso”, cuenta.

El secreto. Con apoyo del Instituto de Desarrollo Agropecuario se adjudicó un proyecto que le permite abastecerse de agua para consumo animal, utilizando energía alternativa del tipo eólico, para extraer el vital elemento desde su fuente y distribuirla a una superficie de 68,6 hectáreas, donde están instalados -en diversos puntos- los bebederos para los bovinos que cría.

Según Vergara (foto superior), la tecnología no requiere de altos costos de mantención; por el contrario sólo se requiere de lubricación y cambio de aceite (200 cc/ año). Y el aceite se debe cambiar cada 5 años. “Yo había presentado un proyecto de las mismas características pero con energía tradicional. Y cuando surgió esta posibilidad rápidamente cambié hacia éste que es un sueño que yo tenía y con el cual estoy muy contento”, señala el agricultor del sector de Cachillahue.

Agrega que un par de giras a Argentina y Uruguay le mostraron el camino, pues este tipo de iniciativas ya es de uso masivos en otros países.

El sistema es simple: desde una noria se extrae el agua mediante un molino de viento, que se eleva hasta un estanque australiano, desde el cual se distribuye gravitacionalmente hasta los bebederos del predio que cuenta con 160 animales.

La estructura captura la energía del viento con la rueda de aspas, ubicada en la parte superior de la torre. Cuando sopla el viento, la rueda  gira y este movimiento de rotación es transformado a energía mecánica que permite el funcionamiento de una bomba. 

Luego, el agua que es extraída por la acción  del viento es almacenada en un estanque, cuya capacidad va de acuerdo al requerimiento de agua del agricultor.

Algo que también aplica en Lanco, Alfredo Delanoe. En su caso, el uso del sistema eólico está centrado en el mecanismo de riego por goteo, impulsado por una motobomba para 1,5 hectáreas de frambuesas y arándanos.

Dos  mil litros es la capacidad del estanque que le permite regar los berries en su campo de Cudico.

Y como el sistema funciona bajo una mínima velocidad del viento (4 kilómetros por hora), está muy entusiasmado y con expectativas de agrandar su espacio cultivado. “Acá no le falla el viento”, manifiesta, dejando en claro que sus sueños vuelan lejos impulsados por la energía que produce el viento.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s