Ministro adelanta cronología de esperado proyecto para el trigo

Publicado: 31 mayo, 2010 en Sin categoría

José Antonio Galilea está con la agenda a full. Completa. En las últimas semanas ha recorrido Chile de norte a sur. E incluso en los últimos días lo requerían en Osorno para un par de asambleas lecheras. Sin embargo, las actividades son tantas que en el Ministerio debieron aclarar que no tenía agenda en el sur, por el momento.

Pese a eso, el ministro tiene los ojos puestos en la zona de la cual es oriundo y que conoce bien, tanto como agricultor y como parlamentario durante varios periodos.

Conoce a fondos sus problemas y -dice- están trabajando para subsanarlos en el corto, mediano  y largo plazo.

De allí que no quiso perderse una charla con Campo Sureño. Dejó de lado su agenda recargada y se tomó unos minutos para hablar de los temas que hoy preocupan al agro del sur.

-Cuando uno analiza la evolución de la agricultura en Chile se observa, por ejemplo, que la superficie destinada a cultivos se ha reducido de manera importante, pero ha aumentado de manera notable la productividad ¿Eso es suficiente? ¿No pone un límite?

-Evidentemente la merma en hectáreas en cultivos anuales, por ejemplo, es algo preocupante, una señal de que algo no está bien en el mercado más allá de los precios internacionales que van a la baja en algunos casos. Pero evidentemente esto tiene que ver con la comercialización y las condiciones en que ésta se realiza. Simultáneamente creo que intervienen en esta merma, otras alternativas que los agricultores comienzan a ver como viables cuando hay cultivos de baja rentabilidad. Es preocupante porque en Chile estamos acostumbrados a ciertos volúmenes, más allá que las diferencias la suplamos con importaciones.

-El sector lechero pasa por momentos complejos, tras un año más complejo aún ¿Sería partidario de propiciar una especie de nuevo Punta de Tralca para el sector lechero pensando en la aparente desconfianza entre los actores de la cadena?

-Independientemente que esto es una decisión que tienen que tomar los actores del sector, lo que estamos haciendo en el Ministerio es trabajar para propiciar condiciones de mercado más transparentes para los rubros agrícolas. Esto a partir de una situación que es bien conocida: que los oferentes de productos agrícolas son numerosos y los compradores son más bien pocos y bastante concentrados, lo que genera un escenario imperfecto y a ratos carente de transparencia. En esto estamos trabajando desde el principio y así lo dijo el Presidente en su discurso (ver página 16-17). Ahora, cuando las caídas de precios obedecen a bajas en el mercado internacional es poco lo que se puede hacer. Pero cuando los precios internos no están en sintonía con el mercado externo, es que algo no está funcionando bien.

-Ministro, hay productores de trigo que aún tienen parte de la producción del año pasado guardada. ¿Qué puede hacer el gobierno en este tipo de casos?

-A ver, el problema hay que abordarlo desde la perspectiva que mencionaba. La asimetría entre pocos compradores y muchos oferentes. Esta asimetría crea dos efectos: uno en los precios, que no necesariamente se correlacionan con los mercados externos; y el otro en la comercialización. Y cuando los agricultores mantienen cosecha guardada de la temporada pasada, obviamente es porque no hay fluidez suficiente en la comercialización. O derechamente porque la cosecha no tiene la calidad o condiciones para venderse (…) Nosotros estamos trabajando en una batería de medidas para hacer más transparente el mercado, pero desde luego nos gustaría contar con la colaboración de la industria en este proceso.

-El proyecto de ley de muestra y contramuestra tiene un amplio respaldo a nivel dirigencial ¿Cuándo cree que se puede presentar esta iniciativa al Congreso?

-Nosotros esperamos poder dejarlo presentado antes de que termine el primer semestre. Estamos revisando técnicamente el borrador de este proyecto, porque cada vez que uno lo lee va encontrando nuevas necesidades de modificarlo. Y un proyecto de estas características no sólo lo realiza y lo respalda el Ministerio de Agricultura, parte de él tiene que verlo la Secretaría General de la Presidencia que tiene que finalmente enviarlo al Congreso. Estamos trabajando el director de Odepa y quien habla, con la máxima celeridad, para darle el visto bueno al articulado y continuar el trámite dentro del Gobierno antes de que vaya al Parlamento.

-Usted anunció que este año se retomaría discusión para cultivo de transgénicos en Chile. ¿Existe voluntad en el Congreso?

-Yo creo que hay una clara voluntad del Congreso por normar el cultivo y la producción de transgénicos. Y hay un dato palpable. Hubo una moción que presentaron varios senadores hace algunos años y que se discutió en la Comisión de Agricultura. Finalmente llegó a la sala donde la idea de legislar fue aprobada, me parece, y si mal no recuerdo, sin votos en contra.  Y eso es una demostración de que los parlamentarios entienden que las normativas vigentes son completamente inadecuadas  y contrarias a los intereses del sector agrícola, que pierde competitividad en ese contexto.

¿Y qué están haciendo de manera efectiva en ese plano?

-Nosotros estamos trabajando en incorporar ideas nuevas a la discusión a través de un proyecto de ley más completo. Estoy seguro que pudiendo equilibrar razonablemente el tema de los transgénicos en la agricultura, con la salud y los temas medioambientales, va a tener un respaldo mayoritario en el Congreso.

-¿Por dónde pasa el despegue del sector exportador de carne bovina, que ha sufrido un fuerte freno en las últimas temporadas?

-Yo creo que el aumento de la cuota de exportación a Europa es un elemento importante para dinamizar al sector productor. Esa cuota se ha vuelto insuficiente. Esta no es una tarea fácil, no obstante que las antiguas autoridades como las nuevas le hemos puesto mucho empeño para aumentarla. No es fácil porque se necesita la voluntad de la Unión Europea, para poder incrementar este cupo. Pero además esto pasa por estimular y mejorar la comercialización del ganado, así como el incremento de la masa ganadera. No vaya a ser cosa que aumentemos la cuota a Europa o subsanemos algunos problemas sanitarios con otros países, pero simultáneamente nos vayamos quedando cortos con la masa ganadera. Esta combinación tiene que ir de la mano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s