La nueva estrategia de riego en La Araucanía

Publicado: 24 junio, 2010 en Sin categoría

Los análisis de la Comisión Nacional de Riego hablan de una superficie potencial de 500 mil hectáreas regables en La Araucanía.

Tras ello se estableció la llamada Estrategia Regional de Riego y Drenaje 2006-2010 que -entre otras cosas- buscaba  implementar el riego en aquellas explotaciones y cultivos en que era rentable.

Y los resultados comienzan a saltar a la vista. 21 mil hectáreas bajo riego, tecnificación y rehabilitación de obras, es uno de los principales logros de la Comisión Regional de Riego (CRR).

Al respecto, el seremi de Agricultura y presidente de la CRR, René Araneda, enfatizó que la comisión está enfocada en actualizar la estrategia vigente, con metas de 25 mil hectáreas de riego, nuevos instrumentos y mejores criterios de focalización de recursos, especialmente aquellos de la Comisión Nacional de Riego (CNR), Indap y Conadi. 

“La meta incluye nuevo riego y rehabilitación o tecnificación de riego, y se enfoca en la agricultura familiar campesina, porque hay una demanda insatisfecha muy relevante y que, a través del riego, puede subirse a los caminos del desarrollo”, sostuvo Araneda.

logros y desafíos

Según se detalló en la primera sesión del año del CRR, otro de los logros de la región tiene que ver con la formación de un equipo dedicado a resolver los nudos críticos del riego campesino, especialmente mapuche. Ello, de manera que muchos más potenciales beneficiarios puedan acceder a riego una vez resueltos los problemas, que se relaciona con derechos de agua, tenencia de la tierra, financiamiento complementario, servidumbres y desarrollo organizacional, entre otros.

Asimismo, el Indap puso énfasis en la disponibilidad del Bono Legal de Aguas, que permite la seguridad jurídica de las aguas y los instrumentos como el convenio con la CNR para operar un fondo rotatorio, de gran utilidad para el riego mapuche al financiar proyectos de envergadura como Itinento y otros, en torno al Canal Chufquén.

Otro de los hechos destacables es la coordinación de la institucionalidad del riego y la necesidad de reenfocar los instrumentos hacia la agricultura familiar campesina, especialmente para apoyo de comunidades que han recibido tierras y pueden desarrollar proyectos productivos para acceder a encadenamientos productivos y comerciales.

Pero además se analizó la necesidad de flexibilizar los requerimientos de diversos instrumentos que vayan en beneficio de la pequeña agricultura y sus demandas por riego, así como la necesidad identificar un programa de obras medianas y mayores, que apunten al largo plazo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s