Buscan manzanas más resistentes al sol

Publicado: 19 julio, 2010 en Sin categoría

En la fruticultura, el daño que provoca el sol es uno de los mayores desórdenes fisiológicos que afecta la calidad de la fruta en huertos. Esto limita la comercialización hacia el extranjero y reduce también los volúmenes de producción interna generando pérdidas considerables.

Varios estudios estiman que en algunos tipos de cultivos de manzanas, por ejemplo, la pérdida en huerto sólo por este daño puede significar hasta el 40%.

Si bien en las últimas décadas esta problemática ha sido motivo constante de investigación, aún no existen resultados concluyentes que permitan comprender de mejor manera las alteraciones anatómicas y procesos metabólicos que propician el daño por sol.

Más aún, no existe claridad respecto del verdadero origen del daño, lo que imposibilita determinar el por qué una especie es más susceptible que otra. “Tener certeza de esto permitiría desarrollar e implementar estrategias más efectivas para prevenir el daño por sol”, explica César San Martín, académico responsable de una investigación sobre el tema.

“El daño por sol en la fruta se hace visible como un bronceado en la piel. Por ejemplo, en el manzano Granny Smith el color verde cambia a pardo oscuro. Esto motivó inicialmente el desarrollo de estudios conducentes a asociar el daño con la radiación ultravioleta, utilizándose actualmente protectores solares que bloquean la radiación UV, pero en nuestro país no satisface completamente como técnica de prevención”, comenta.

En tal sentido, artificialmente, se han aumentado los flavonoides en manzanas rojas para hacerlas más resistentes a la radiación UV, lo que altera el color de la fruta, otorgándole un rojo más intenso. Peor desde este punto de vista, la especie Granny Smith (verde) queda fuera de esta medida de protección.

Otra técnica orientada a bloquear radiación UV es el uso de mallas sombra, lo que también afecta los procesos de coloración y fotosíntesis.

“Pero además de la radiación UV, en el daño por sol en los frutos intervienen otros factores como las altas temperaturas por largo periodo en días despejados, la exposición prolongada a radiación solar directa y bajo porcentaje de humedad relativa. Esto ha motivado el uso de sistemas de riego por aspersión, a fin de aumentar la humedad y orientar adecuadamente las hileras de plantación para reducir una incidencia de radiación solar directa, control y manejo de follaje entre los principales. Sin embargo, los resultados presentan varias desventajas, siendo técnicas no del todo satisfactorias”, señala San Martín.

¿solución?

A partir de estas inquietudes, el investigador de la Universidad de La Frontera se planteó el objetivo de estudiar el origen del daño por sol en manzanas y determinar alguna característica que permita identificar si una especie es más susceptible al daño que otra y correlacionarlo a lo que ocurre en huerto.

“La principal motivación de esta investigación es considerar la radiación solar completa, no sólo limitándose a los rangos UV y visible, sino que incluir también el espectro infrarrojo, que actualmente se omite en la mayoría de los estudios, por razones de costo o dificultades para interpretar”, explica el profesional.

De esta manera, el proyecto ambiciona una disminución considerable de las pérdidas en huertos al mejorar las técnicas actuales de prevención, generando también las bases para implementar nuevas técnicas más efectivas al asociarse de mejor manera al real origen del daño.

lo que se espera

A través de esta investigación, que cuenta con la colaboración directa del Centro de Pomáceas de la Universidad de Talca, del apoyo del Centro de Óptica y Fotónica de la Universidad de Concepción y de la participación de estudiantes de la carrera de Ingeniería Civil Electrónica y del Magíster en Ciencias de la Ingeniería mención Ingeniería Eléctrica de la Ufro, se espera beneficiar a los productores de frutales tanto de manzanas como a los de pomáceas y berries.

Hoy, el avance de la investigación permite anticipar que las propiedades termales de cada especie frutal están directamente correlacionadas con la susceptibilidad en el huerto mismo. “Sin embargo, los resultados aún son obtenidos en laboratorio, bajo condiciones controladas e ideales, entonces para la continuidad del proyecto se requiere necesariamente validar los resultados en terreno. Por lo mismo, esperamos contactar empresas, productores o exportadores con la finalidad de postular a fondos estatales tipo Fondef, Corfo-Innova o similares, para así evaluar las mejoras propuestas a las actuales técnicas de prevención de daño junto a la posibilidad de evaluar una nueva técnica generada por el trabajo de investigación”, especifica  el experto a cargo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s