El nuevo jefe de Inia enumera sus prioridades

Publicado: 2 agosto, 2010 en Sin categoría

Lo primero que sorprende al investigar sobre Guillermo Donoso Harris es su currículum laboral y académico: tiene 32 páginas y, entre cientos de cosas, destaca el título de ingeniero agrónomo de la Universidad Católica; y su Ph.D en Agricultural and Resource Economics, de la University of Maryland.

Se trata del nuevo director del Instituto de Investigaciones Agropecuarias (Inia) quien desde el 21 de junio está a cargo de la instancia gubernamental que se dedica a mejorar el entorno tecnológico en el cual se desenvuelve la agricultura y la ganadería en Chile.

Hasta el mes de junio se desempeñaba como profesor titular del departamento de Economía Agraria de la UC.  Antes, por casi una década, fue decano de la Facultad de Agronomía e Ingeniería Forestal de la casa de estudios y además director del Programa de Economía de los Recursos Naturales de la misma universidad. Y no piensa alejarse de la docencia, pues seguirá haciendo clases.

Hace algunos días estuvo en Osorno, en su primera visita al Centro Regional de Investigación Inia Remehue y al Centro Experimental Inia La Pampa, además de reunirse con sus investigadores y administrativos, a quienes se sumaron sus similares de Inia Butalcura de Chiloé.

En Osorno, anunció la creación de centros de transferencia tecnológica y extensión en diversas zonas del país, tomando en cuenta que “Inia tiene mucha investigación aplicada y de vanguardia que debe seguir traspasando al medio productivo”.

Y adelantó que se está diseñando un modelo de transferencia tecnológica y extensionismo para llegar a muchos más productores agropecuarios con los conocimientos científicos y tecnológicos que cada productor y zona requiere.

Todo, en el marco de su objetivo superior: transformar a Inia en el máximo referente en la investigación aplicada al mundo agrícola nacional, con estudios de vanguardia y aplicaciones relacionados directamente con las necesidades de los agricultores.

– Usted señaló que se van a fortalecer los Grupos de Transferencia Tecnológica, pero también a buscar otros mecanismos ¿Cuáles tiene en carpeta?

-Tenemos algunos. Por ejemplo, con personas capacitadas que sean extensionistas y que estarán en los centros. Allí podrán tener grupos de personas y agricultores que atenderán en forma personal. Así podrán realizar diagnósticos de los productores, trabajar asociativamente y resolver sus problemas. Porque pese a que los GTT han tenido éxito, hay algunos otros temas que requieren de un trabajo más de uno a uno. Además, fortaleceremos la capacitación, porque una cosa es plantearle y mostrarle la tecnología al agricultor, pero otra es que la pueda implementar. Por ello trabajaremos fuerte con días de campo, jornadas temáticas, parcelas demostrativas, seminarios y otros mecanismos.

– ¿Cómo se logra que todos los entes que se dedican a investigar –Inia, universidades, consorcios- apunten hacia un mismo sentido, sin duplicar esfuerzos?

-Eso se logra cuando las instituciones se comunican entre sí. Tenemos que lograr, para avanzar más eficientemente, una colaboración activa de todos los entes. Esto requiere ir definiendo concentraciones. Yo me voy a concentrar en las investigaciones en estas áreas y otra institución que tiene otras posibilidades y capacidades se concentrará en otras. Así logramos que la suma responda a las necesidades del país. Tener instituciones que traten de abarcar todo, con recursos limitados como es hoy, no es eficiente, porque se abordan los temas pero sin masa crítica ni los resultados esperados.

-¿Qué rol juega la creación de nuevas variedades y el mejoramiento de otras para el Inia en rubros como el trigo o los cereales?

-Yo diría que es muy importante. Tenemos una larga historia de mejoramiento y lanzamiento en trigo. En arroz estamos ad portas de lanzar una nueva variedad. En papas somos uno de los principales, sino el principal productor de variedades y de semilla certificada. Eso para nosotros es muy importante, porque los estudios muestran que el usar semillas de variedades específicas que apuntan a mejorar la situación productiva, ha tenido un impacto muy grande.

-¿Cómo analiza la manera en que se vincula la labor del Inia con el mundo privado ?

-Yo diría que ha mejorado bastante a través de los años. No ha sido de lo más óptima. Pero los consorcios nos dieron la posibilidad de unirnos con el mundo privado en temas críticos y prioritarios para el país. Vamos a trabajar reconociendo que hasta ahora la relación no ha sido de lo mejor. De manera que podamos apoyarnos en sus necesidades, pero a su vez yendo en conjunto en la búsqueda de los recursos para investigaciones que son necesarias.

– ¿Está en deuda el mundo privado en su aporte a la investigación del país más allá de sus propios intereses? ¿Cómo se corrige eso?

-Si uno revisa las cifras en términos fríos, uno podría decir que sí están en deuda. No obstante, hay que reconocer que los privados investigan mucho más de lo que uno conoce. Y lo hacen con otros países o entidades científicas. Eso se debe a que por problemas nuestros, no hemos informado adecuadamente  acerca de las investigaciones de vanguardia que hemos hecho, por lo tanto, no tienen a Inia u otras universidades como un referente. En los consorcios hemos podido mostrarle lo importante que estamos haciendo y se empieza a notar un cambio. Y en eso hay que seguir avanzando.

-¿ Cuál es su postura frente a la forma en que se financian las investigaciones del organismo, a través de fondos concursables, generalmente de corto plazo?

-Me parece que la forma es eficiente. Es una manera positiva, pues tenemos buena capacidad de apalancar recursos. Tenemos un apalancamiento de dos a uno: uno fiscal y dos privado o concursable. Por lo tanto ha sido bueno, ya que al ser un fondo que requiere la participación del mundo privado, nos aseguramos que la investigación sea para algo que este sector requiere. Entonces, es derivado de las demandas del sector privado. Ahora, siendo una forma muy importante de financiamiento, yo diría que nos faltan instrumentos que nos permita financiar investigaciones más de mediano y largo plazo. La mayoría de los concursos son de corto plazo. El consorcio es el más largo, con cinco años de financiamiento. Sin embargo, hay temas como el mejoramiento de variedades que necesitan financiamiento más largo.  Pero esos instrumentos hoy no están en el país.

-¿Cuáles son los temas más urgentes de abordar -a su juicio- para el trabajo del Inia?

-Lo más urgente es una gestión eficiente, que permita que los recursos que recibe el Inia se destinen a temas prioritarios, como la transferencia, la extensión y el fortalecimiento de la investigación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s