El impacto climático en 7 rubros del sur

Publicado: 16 agosto, 2010 en Sin categoría

Desde el punto de vista económico, se prevé que el cambio climático en general tendrá un impacto moderado para el agro. Sin embargo, en ciertas regiones los efectos pueden ser de mayor significación, por lo que resulta necesario definir los ejes estratégicos de un Plan Sectorial de Adaptación.

Ese es uno de las conclusiones del subsecretario de Agricultura, Alvaro Cruzat, quien participó en la charla “Desafíos del sector silvoagropecuario nacional frente al cambio climático”.

En ese sentido, sostiene que este plan debiese contar con al menos seis líneas básicas. Entre ellas considera el aumento de capacidad de agua de los embalses y mejoramiento de eficiencia del riego; la creación y mejoramiento genético de variedades de cultivo frutal y forrajera; el estudio del nuevo comportamiento epidemiológico de plagas y enfermedades y reforzamiento de los sistemas de vigilancia y control; el desarrollo de investigación, innovación y transferencia de nuevas prácticas silvoagropecuarias; y el fortalecimiento de los sistemas de gestión de riego y ampliación de las capacidades del recurso humano, tanto del sector productivo como de los técnicos profesionales.

Por ello la Fundación para la Innovación Agraria (FIA) publicó el libro “El cambio climático en el sector silvoagroapecuario en Chile”, donde aborda el tema desde distintas perspectivas.

Una de ellas es el impacto en diferentes rubros, siete de los cuales se pueden observar en las notas laterales, en un análisis desarrollado por Aquiles Neuenschwander, ingeniero forestal de FIA.

Para ello, se utilizan estimaciones hechas a partir de los impactos productivos esperados del cambio climático en Chile para mediados del siglo XXI (años 2040 y 2070), considerando dos escenarios probables: A2 y B2.

El escenario B2 corresponde a un escenario más benigno, donde el dióxido de carbono en la atmósfera aumenta en forma sostenida pero no muy acentuadamente y se considera que este escenario es el más moderado y optimista.

En cambio, en el escenario A2 las concentraciones atmosféricas de CO2 tienen un crecimiento acelerado, reforzando aún más el efecto invernadero en el planeta.

Trigo

El aumento de las temperaturas provocará una aceleración del ciclo de vida, reduciendo los rendimientos de esta especie. Esto afectará especialmente a las zonas costeras y precordilleranas, que perderán sus excepcionales potenciales actuales, asimilándose con la situación del Valle Central.

En toda la costa, hasta la Región de Los Ríos, se esperan disminuciones en promedio entre 5 y 10% de rendimiento potencial en el escenario A2 2040. Desde Los Lagos al sur, el aumento de las temperaturas invernales afectará poco el potencial productivo, factor que domina sobre cualquier efecto negativo que pudiera provenir de los cambios en el régimen pluviométrico.

Bajo los nuevos escenarios, la región norte no presentará cambios notables en las fechas de siembra. Entre las regiones de O’Higgins y La Araucanía, en la costa y precordillera las mejores condiciones térmicas invernales harán de las siembras de otoño la opción más productiva.

En la Región de Los Ríos, las siembras de primavera continuarán teniendo ventajas sobre las de otoño, salvo en el escenario A2 2070 donde las mejores condiciones podrían desplazarse al otoño. Y en la Región de Los Lagos, las siembras de primavera continuarán teniendo ventajas sobre las de otoño.

En ciertos casos, entre Rancagua y Temuco por la costa y precordillera, los requerimientos de riego pueden llegar a disminuir hasta en 75% cuando las siembras de otoño reemplazan a las de primavera. Este cambio en la fecha de siembra permitirá aprovechar de mejor manera las precipitaciones invernales, rebajando de esta manera los requerimientos de riego.

De Temuco al sur es probable un claro aumento en las necesidades de riego de 50% aproximadamente.

En el escenario A2 2040, los rendimientos del trigo en secano disminuirán en todo el norte y centro del país debido a la mayor incidencia de sequías.

A partir de la precordillera de la Región del Bío Bío hacia el sur, en todas las zonas se observará un aumento gradual en los rendimientos debido a que las temperaturas mínimas serán más elevadas. Este efecto positivo del aumento en las temperaturas, superará el efecto negativo que provoca la disminución de la precipitación. Los incrementos en el rendimiento podrían llegar al orden del +30 %, incluso al +100% en algunos sectores de la precordillera de las regiones de Los Ríos y Los Lagos.

Papas

En promedio, la zona norte presentará una reducción en los rendimientos de entre 10% y 20% como consecuencia del alza en las temperaturas.

En la zona centro norte hasta la Región de O´Higgins

se observarán disminuciones en los rendimientos en hasta 30%. Más al sur, entre Talca y Temuco, se prolongará esta situación pero sólo en el Valle Central, mientras que en la costa y precordillera se esperan aumentos en los rendimientos en hasta 50%.

Desde La Araucanía al sur, se prevé que aumentará el rendimiento hasta llegar a incrementos de entre 150% y 200% en la Región de Los Lagos. En la zona central y sur, las siembras óptimas tenderán a mantenerse en primavera o a adelantarse a los meses de invierno.

En general, especialmente en la zona central, se mantendrán las bajas productividades de la papa de secano. Los aumentos se producirían en la costa de la Región del Bío Bío y desde Valdivia hasta Coyhaique que podrían alcanzar hasta 100%. 

En la zona central, el periodo de siembra se mantendrá, mientras que en algunas localidades de la costa y precordillera del la zona centro sur, podrían cambiar de verano a primavera como consecuencia del alza de las temperaturas primaverales.

Vides

Entre las regiones del Maule y Bío Bío el potencial de producción aumenta, especialmente en el Valle Central. La costa mantiene bajos potenciales al no alcanzar las temperaturas necesarias para un buen desarrollo del fruto.

Entre las regiones de La Araucanía y Los Lagos existe un

considerable aumento de la productividad que puede llegar hasta un 200%.

A pesar de esto, los mayores rendimientos al año 2040 se esperan entre las regiones de O’Higgins y Bío Bío, alcanzando productividades en torno a 30.000 kg/ha.

Se esperan aumentos en todo el país de los requerimientos de riego para la vid que, en la zona central, aumenta en promedio entre 20% a 30 %. En La Araucanía el aumento de los requerimientos de riego puede alcanzar hasta 100%.

Praderas

El aumento previsto de temperatura promedio ocasionará una sensible caída en la productividad de las praderas anuales entre las regiones de Coquimbo y Los Lagos, probablemente como una respuesta a la menor disponibilidad de agua en el suelo. Hacia el sur, se prevé un aumento

en los rendimientos en la parte central del país de hasta 100%. Contrariamente, en la parte oriental de la cordillera en el extremo sur, se esperan disminuciones en hasta un 15%, como

consecuencia de una disminución de la radiación solar.

En la región altiplánica, la productividad de las praderas aumentaría como consecuencia de la mayor cantidad de precipitaciones esperada.

Entre las regiones de Atacama y Coquimbo, se producirá una clara disminución de la productividad de las praderas, mientras que de Valparaíso al río Maule, se producirá un pequeño aumento de la productividad de hasta +10%, probablemente asociado al alza de las temperaturas invernales.

Desde la Región del Bío Bío a la de Los Lagos, las praderas disminuirán su rendimiento, probablemente debido a una intensificación de los periodos secos. En el extremo austral, las praderas aumentarán su productividad en el sector trasandino, fenómeno posiblemente asociado a una mayor pluviometría.

Remolacha

En toda la costa, desde la zona norte hasta la Región del Maule, se esperan disminuciones de productividad de entre 5% y 10%. En la Región de Los Ríos por la costa, aumentará la productividad en 50%, llegando hasta a un 100% en la Región de Los Lagos.

Entre la Región de Valparaíso y la ciudad de Talca, se producirán aumentos en los rendimientos en hasta un 50% en algunas comunas del Valle Central. Por el contrario, en la costa y

precordillera, el aumento de las temperaturas provocará una aceleración del ciclo de vida, reduciendo los rendimientos de esta especie, esto es, se producirá una homologación con la situación del valle central.

Desde La Araucanía al sur, el aumento de las temperaturas invernales incrementará el potencial productivo de la remolacha, factor que dominará sobre cualquier efecto negativo que pudiere provenir de los cambios en el régimen pluviométrico.

En la zona norte no habrá cambios notables en las fechas de siembra. Entre las regiones de

Valparaíso y del Bío Bío, las mejores condiciones térmicas invernales harán de las siembras de

otoño una opción más productiva que las de primavera.

En las regiones de Los Ríos y Los Lagos, las siembras de primavera presentarán ventajas sobre las de otoño. En los escenarios futuros de cambio climático, se esperan disminuciones en los rendimientos en hasta 50% en la zona costera. En el valle central y precordillera, se producirán aumentos en casi todas las comunas desde la Región de Valparaíso hacia el sur.

En las regiones de La Araucanía y Los Ríos, se producirán cambios en las fechas de siembra

a los meses de otoño, lo que permitirá aumentar los rendimientos en la mayor parte de las

comunas.

Pino

En el caso del Pino radiata, en los escenarios futuros de cambio climático las condiciones de producción se deterioran considerablemente entre las regiones de Coquimbo y Metropolitana, como consecuencia del aumento del déficit hídrico en el secano.

Este deterioro se va atenuando hacia el sur hasta desaparecer en la Región de La Araucanía, a partir de la cual el potencial productivo mejora significativamente.

Especiales incrementos de potencial se proyectan a partir de la Región de Los Ríos y hasta Chiloé. Esto es una consecuencia del mejoramiento en las temperaturas de primavera y otoño, que alargarán el ciclo anual de crecimiento de esta especie.

Eucaliptus

En eucalipto glóbulus, el potencial productivo se deteriora en la Región de Coquimbo

como consecuencia de la menor pluviometría. Por la costa central, se registran aumentos del potencial debido al mejoramiento de las temperaturas invernales, mientras que igual situación ocurre en la precordillera.

A partir de la Región de La Araucanía se proyecta un

aumento del potencial productivo de esta especie, como consecuencia del mejoramiento de las temperaturas invernales y de la disminución del número e intensidad de las heladas.

En las regiones de Los Ríos y Los Lagos mejora notablemente el potencial productivo del eucalipto glóbulus.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s