Al rescate de las ovejas que comen algas

Publicado: 13 septiembre, 2010 en Sin categoría

Chiloé es conocido por sus mitos y leyendas. Pero también por el desarrollo de algunos rubros agrícolas entre los que destacan, las papas, el ajo y los corderos chilotes.

De allí que en la isla se esté desarrollando un intenso trabajo de rescate y valorización de la raza ovina isleña, el que es llevado a cabo por el Instituto de Investigaciones Agropecuarias (Inia) con el apoyo del Ministerio de Agricultura, el Gobierno Regional de Los Lagos y la Universidad de León de España.

Recientemente, en un seminario realizado en la comuna de Castro, en la isla de Chiloé, expertos españoles y chilenos dieron a conocer las buenas perspectivas que tiene el ovino chilote, un recurso genético propio del archipiélago. De hecho, se trata de la primera raza ovina chilena inscrita por calificación genética en enero de este año.

Se trata de animales de gran rusticidad, muy adaptados a recursos forrajeros de baja calidad nutricional como matorrales, junquillos y otras especies y que incluso consume algas disponibles en la costa durante la marea baja. 

Los expertos indican que este animal, de lana oscura, se ha adaptado a las condiciones de alta pluviometría del archipiélago de Chiloé y muestra una gran fortaleza podal. Es decir, sufre menores problemas en las patas y además es más resistente a parásitos, lo que conlleva un menor uso de medicamentos y puede representar una ventaja a la hora de desarrollar un producto de tipo orgánico.

“La raza ovina chilota tiene grandes proyecciones como pilar de una ganadería de alto valor agregado, basada en su calidad cárnica, en el desarrollo de productos lácteos innovadores y una mayor diversificación gastronómica, aprovechando el valor gourmet de este producto único en el mundo”,  sostiene Rodrigo de la Barra, especialista en producción ovina y subdirector del Centro Experimental Inia Butalcura ubicado en Chiloé.

Y agrega que el ovino chilote permitiría generar negocios en el área de la alta artesanía, usando su lana de color natural y los cueros. “Nuestra idea es desarrollar esta raza en conjunto con los criadores y productores, con los empresarios turísticos, gastronómicos, las asociaciones de artesanos y toda la comunidad, por eso los hemos invitado a este seminario en el que quisimos mostrar y aprovechar la experiencia y contactos que tenemos con los investigadores de la Universidad de León, de España, con quienes hemos determinado la existencia de la raza ovina chilota y queremos proyectar su uso y valoración”, comenta.

En la oportunidad, además, un grupo de propietarios recibieron los certificados que confirman su condición de criadores de ovinos chilotes de raza. Y ahora, esperan asociarse para seguir ejemplos como el de la Raza Churra en España, cuya realidad fue expuesta por los expertos de la Universidad de León (ver recuadro).

la primera

El doctor de la Barra explicó que tras cuatro años de trabajo, el Inia logró que el Servicio Agrícola y Ganadero, SAG, reconociera como raza a la oveja chilota a comienzos de este año.

En efecto, se trata de la única variedad ovina nacional que se encuentra dentro del registro genealógico del organismo.

La investigación determinó que los ovinos insulares son descendientes de ovinos que llegaron al Archipiélago hace cerca de 500 años, pero con características distintivas debido al proceso de adaptación a las condiciones meteorológicas de la zona.

Una de sus características es que esta oveja puede tener celo durante todo el año, lo que hace que en Chiloé la gente tenga animales durante toda la temporada. Las hembras adultas alcanzan una fertilidad en torno al 98% y una prolificidad que oscila entre 125% y 140%. El peso al nacimiento en las crías de parto simple oscila entre 3,5 y 4,5 kg y en las de parto doble entre 3,1 y 3,8 kg.  Y se estima una producción láctea en torno a los 0,8 l/día, lo que posibilita una alta sobrevivencia de mellizos.

De allí que hoy se trabaje con los productores en el emplazamiento de criaderos tanto en la isla como en otros puntos de Chile, para incrementar la masa.

Durante el seminario desarrollado en Chiloé, el doctor Fermín San Primitivo, académico del Departamento de Genética Animal de la Universidad de León, se refirió al origen y evolución de las razas ovinas españolas y dio a conocer antecedentes del origen hispánico del ovino chilote.

En tanto, el doctor Fernando de la Fuente, dio a conocer el desarrollo que ha tenido la producción ovina en España, fundamentalmente en la Oveja Churra.

De la Fuente dijo que la raza Churra -autóctona y una de las más tradicionales de España- es utilizada para la producción de leche y la elaboración de productos con alto valor agregado y denominación de origen, para lo cual se ha hecho un fuerte trabajo de investigación, transferencia tecnológica y mejoramiento genético.

Además, desde mayo de 1997 cuenta con un Reglamento de la Indicación Geográfica Protegida del Lechazo de Castilla y León (I.G.P.), en el que se detallan los municipios y comarcas que conforman el ámbito geográfico de producción de este peculiar producto ovino. Y existe una fuerte organización, a través de la Asociación Nacional de Criadores de Ganado Ovino de Raza Churra de España con más de 300 ganaderos asociados y con más de 115.000 ovejas inscritas, de las cuales unas 77.000 están dedicadas a la producción de leche y lechazos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s