“Definitivamente todos tenemos algo de piratas”

Publicado: 21 septiembre, 2010 en Sin categoría

“¿Somos o no somos piratas? El cómo y el porqué del cambio de la ley de variedades vegetales en Chile”. Así se tituló la conferencia realizada en Valdivia por el doctor Ricardo Riegel, profesor del Instituto de Producción y Sanidad Vegetal de la Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad Austral de Chile.

El experto se dio a la tarea de determinar qué tiene que hacer Chile para avanzar en el tema de las propiedades vegetales. Sobre todo, considerando que el país se encuentra en el ránking de las naciones bajo observación prioritaria por parte de la “International Intelectual Property Alliance”.

Riegel cree que para salir de este listado,  nuestro país  debe adecuar su legislación sobre derechos internacionales de Obtentores de Variedades Vegetales -según el convenio UPOV del año 91-. Un tema que está entrampado en el Congreso desde hace años y que en cierta forma actualiza las garantías jurídicas que poseen los productores de semillas y especies vegetales. Pero también amplía sus derechos frente al registro de nuevas variedades.

Lo cierto es que esto no está exento de polémicas, pues algunos actores del mercado aseguran que la propuesta de Ley de Obtentores Vegetales no establece ningún tipo de salvaguardias para especies y variedades vegetales nativas que existen en forma natural y no protege los usos agrícolas, medicinales u otros que tradicionalmente han ejercido campesinos y comunidades.

-Hoy Chile quiere ser potencia alimentaria ¿Se puede estando en el “top ten” de los países bajo observación prioritaria por parte de la International Intelectual Property Alliance?

-Claramente no. Si nuestro país no adecúa su legislación para proteger la propiedad intelectual involucrada en el desarrollo de variedades vegetales, no habrá mejoradores dispuestos a introducir su material en Chile. Es decir, nos quedamos abajo de todo el desarrollo genético y nuestros vecinos pasarán a dejarnos rápidamente.

-¿Pero quién es dueño de los genes?

-Los genes no tienen dueño, sin embargo, existen formas de protección intelectual sobre ellos en caso de tratarse de descubrimientos especiales.

-¿Qué puedo patentar y qué puedo registrar?

– Se pueden patentar procesos e inventos entre otros. En nuestro país sólo se pueden  registrar variedades vegetales, no patentar. La protección al obtentor es sólo para una variedad que pueda demostrar ha desarrollado él a través de un proceso de mejoramiento genético (entre 5 y 10 años de trabajo). No se pueden registrar especies per se o material directamente extraído de la naturaleza.

-¿Por qué los cambios de la ley son necesarios?

-Al firmar el TLC con EE.UU, Chile se comprometió a adscribirse a la reglamentación internacional UPOV91 sobre registro de variedades. Esto debió ocurrir en enero del año 2009, pero aún se encuentra en el Congreso. Chile actualmente esta adscrito a la UPOV78, versión que ya no corresponde a los estándares internacionales. Entre otras modificaciones importantes, la nueva ley extiende la protección hacia los productos de las variedades inscritas legalmente.

-¿Qué  beneficios tiene para la agricultura?

-Los mercados internacionales más allá de demandar manzanas,  demandan variedades específicas. Esto es válido para todas las frutas. Si Chile no cultiva lo que el mercado demanda, no tendremos acceso a los mejores mercados. El caso del trigo también es un buen ejemplo. En un cálculo conservador, el mejoramiento genético de los últimos 10 años ha significado un aumento de producción de aproximadamente 690 mil toneladas, equivalente a 165 millones de dólares. Si se considera el aumento en los parámetros de calidad, este valor debería aumentar sustantivamente. Por otra parte, en este periodo los mejoradores han percibido aproximadamente 1,8 millones de dólares. Con este monto han debido solventar los costos de la creación de las 15 nuevas variedades inscritas en el periodo.

-¿Por qué usted dice que el proyecto de ley actual debilita la posición de los obtentores y esto llevará a un desincentivo en el desarrollo o introducción de nuevas variedades?

-Según un artículo específico, “Los agricultores podrán emplear con fines de propagación el producto de una cosecha obtenido del cultivo de una variedad protegida, que provenga y se utilice en su propia explotación, que haya sido legítimamente adquirido”. Sin embargo se excluyen de esto a los híbridos y las especies frutales,  variedades que en un 95% de los casos provienen del mejoramiento genético realizado en otros países. De los cultivos anuales, el 47% de las variedades son de origen nacional y específicamente en el trigo el 84% de la superficie se cultiva con variedades nacionales. Del total, se estima que sólo un 10% esta sembrada con semilla certificada y pagando adecuadamente por el desarrollo del material genético.

-Hoy los agricultores consideran el pago de royalty como un costo que casi nadie asume. ¿Es necesario un cambio de mentalidad?

-Si nadie está dispuesto a invertir en el mejoramiento genético, el avance en todas las áreas de la producción vegetal se verá limitada. El “vivo” no es el que se consigue la semilla del vecino, el “vivo” es el que se informa e invierte para trabajar con la mejor genética disponible para su situación productiva.

-¿Somos o no piratas?

-Definitivamente todos tenemos algo de piratas. Es un problema cultural a nivel país y transversal afectando a la agricultura, comercio, industria  etcétera. Que lance la primera piedra quien no tenga música, software, ropa o variedades de plantas “prestadas”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s