La nueva cara de la biotecnología en el sur

Publicado: 19 octubre, 2010 en Sin categoría

En febrero de 2009, el Consejo Regional de Los Lagos debió autorizar  más recursos para construir y habilitar con modernos equipos el centro de biotecnología, calidad agroalimentaria y medioambiente que se instalaría en las dependencias de Inia Remehue.

Un año y siete meses después, el director de Arquitectura del Ministerio de Obras Públicas de la Región de Los Lagos, James Fry, junto a su equipo técnico, recepcionó e hizo entrega oficial para su uso del edificio del nuevo laboratorio emplazado en la Ruta 5 a un par de minutos de Osorno.

Con un costo final de 1.318 millones de pesos, destinados a la construcción de los laboratorios de alta especialización, otros 250 millones de pesos para la compra de equipamiento de última generación -3 millones de dólares en total- y una superficie total de 2.264 metros cuadrados, es una de las más grandes obras construidas en los últimos años y en la historia del Instituto de Investigaciones Agropecuarias.

¿El objetivo?: generar tecnologías y conocimientos científicos que contribuyan significativamente al desafío de transformar a Chile en una verdadera potencia alimentaria. “Estos laboratorios son un anhelo muy grande que se hizo realidad”, reconoce el director regional de Inia Remehue, Julio Kalazich.

Según recuerda el personero, todo partió en 2007 cuando presentaron un proyecto denominado: “Centro de Biotecnología, Calidad Agroalimentaria y del Medioambiente”, al Gobierno Regional de Los Lagos, con el apoyo de la Gobernación Provincial de Osorno.

A su juicio, el contar con infraestructura con tecnología de punta era una necesidad. “Dado el potencial productivo de los principales rubros de la región era necesario ampliar las capacidades del Inia en investigación y desarrollo en rubros como la producción de leche, que se verá fortalecido con trabajos de alimentación animal, biotecnología y buenas prácticas ganaderas, entre otros”, plantea.

Además, se ampliará el trabajo relacionado con la calidad y trazabilidad de las carnes, mediante el uso de marcadores moleculares de ADN y la selección genética de bovinos de leche y carne, y de ovinos.

Pero no es todo, pues el nuevo equipamiento los deja en condiciones de realizar análisis de alimentos, con las más modernas técnicas disponibles para garantizar la inocuidad de los productos y su ingreso a mercados de alta exigencia.

vegetal y ambiental

Respecto del trabajo en el ámbito de los vegetales, el director de Inia Remehue comenta que se ha mejorado la infraestructura para la selección genética de papa, lo que vendrá a potenciar el trabajo que realiza el organismo generando variedades nacionales adaptadas a la demanda y a diversos usos, “que hoy ocupan el 50 por ciento del mercado nacional y generan negocios por más de US$200 millones cada año”.

Asimismo, la iniciativa espera ser un aporte en cuanto al desarrollo de  acciones ligadas al medioambiente.  En efecto, se proyecta que estos laboratorios permitan incrementar la acción en estudios para reducir el impacto ambiental de los rubros agropecuarios de la región, a través de análisis y monitoreo especializado de aguas, suelo y aire. 

“El Inia es líder nacional en el desarrollo de buenas prácticas ganaderas, manejo de purines de lechería y en estudios de gases con efecto invernadero y huella de carbono de los lácteos, entre otros logros y aportes al desarrollo agropecuario del país”, enfatiza Kalazich.

Siete caras

Dos investigadoras con estudios de doctorado y dos bioquímicas se incorporaron al Centro Regional de Investigación Inia Remehue para fortalece su capacidad en esta disciplina.

Flor Rodríguez, se integró en el mes de septiembre para trabajar en el área de biotecnología, específicamente en la creación de nuevas variedades de papa con resistencia a tizón tardío y virus.

Junto a ella llegó también María del Pilar Rojas, ingeniera agrónoma, quien trabaja en los marcadores moleculares y mejoramiento vegetal para tizón tardío de la papa, en el marco de las actividades del Consorcio Papa-Chile.

Además, se cuenta a la bioquímica Camila Sandoval,  que labora en mejorar la calidad fitosanitaria en el cultivo de papa, mediante un servicio de diagnóstico a distancia.

También se reincorporó recientemente la bioquímica titulada en la Universidad de Santiago de Chile, Carolina Folch, quien durante este año estuvo becada 4 meses en el Laboratorio de Genética Molecular, de la Universidad de la Tuscia, en Viterbo, Italia.

Completan el equipo de biotecnología Andrés Carvajal, bioquímico, doctor en Ciencias Biológicas con mención en Ciencias Fisiológicas, de la Pontificia Universidad Católica de Chile; Anette Fahrenkrog, bioquímico titulada en la Universidad Austral de Chile, quien se integró hace 2 años al trabajo del Consorcio Papa-Chile; y Annelore Winkler, tecnóloga en alimentos que trabaja en cultivo de tejidos y propagación de plantas “in vitro”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s